La demanda es por no frenar el avance del virus a tiempo

Por – 

Argentina, Estados Unidos y México demandan a China y a la OMS por el Coronavirus

Los familiares de las víctimas fatales del COVID podrían cobrar hasta U$1 millón.

Estados Unidos, Argentina y México lideran demandas judiciales contra China y la OMS por no frenar a tiempo la propagación del Coronavirus, según informó un estudio de abogados.

Desde el inicio de la pandemia, el COVID-19 ha provocado la muerte de más de 4.3 millones de personas, y ha contagiado a otros 210 millones alrededor del mundo.

Esas cifras, analizadas por continentes, arrojan que el 47% de las víctimas fatales corresponden a América, el 28% a Europa, el 19,5% a Asia, el 4% a África y el 1,5% a Oceanía.

Estados Unidos se ubicó como el país con mayor cantidad de infectados. Junto a México y Argentina, el país norteamericano hoy lidera demandas contra China y la Organización Mundial de la salud, y los responsabiliza por las infecciones y las muertes a causa de la enfermedad.

Para Patricio Poplavsky, CEO y fundador de Poplavsky International Law Offices, las demandas están repartidas principalmente en esos tres países por dos cuestiones: la gran cantidad de víctimas en esos lugares y que el estudio de abogados tenga presencia física en cada uno de ellos.

“Del total de los casos presentados ante la justicia, el 70% pertenece a personas que padecieron Covid-19 y se recuperaron totalmente, el 10% quedó con secuelas luego de transitar la enfermedad y el 20% a familiares de víctimas fatales”, explicó Poplavsky.

Hasta mediados de agosto, los reportes oficiales de cada país confirman que en Estados Unidos hubo 36.306.724 infectados y 619.093 muertos; mientras que Argentina registró 5.080.908 casos y 108.936 fallecidos, y México arrojó 3.101.266 positivos y 248.380 defunciones.

«Buscamos que los responsables respondan por sus actos ante los Organismos Internacionales y reparen el dolor de las víctimas», sostuvo Denisse Elena González Barbosa, quien se desempeña en la filial mexicana de Poplavsky International Law Offices.

La denuncia es contra la República Popular China; y la Organización Mundial de la Salud, en cabeza de su Director General, Tedros Adhanom Ghebreyesus, por violación a la Declaración Universal de Derechos Humanos en sus artículos tercero, que se refiere al Derecho a la Vida, y quinto, al Derecho a la Integridad Personal.

Las demandas expresan “daños materiales”, como la pérdida de ingresos, gastos médicos y los gastos de la víctima ante el encubrimiento de las autoridades o la falta de investigación; y “daños morales”, en base al aislamiento que impuso la cuarentena.

“La causa, que es colectiva, se encuentra en proceso previo a la apertura de prueba. Es decir, los próximos pasos son llamar a los testigos propuestos por las partes y requerir la documentación que solicitamos en la denuncia”, remarcó Poplavsky, quien tiene las “más altas expectativas” en alcanzar un fallo favorable para los damnificados.Sin bien el abogado dijo que es difícil determinar los tiempos, y muchos menos en un caso de tal magnitud como este donde no hay antecedentes históricos de una denuncia de este tipo, estima que “en un plazo de cinco años pueden haber resultados finales”.Desde Poplavsky International Law Offices afirman que los familiares de las víctimas fallecidas por coronavirus podrían cobrar aproximadamente US$ 1 millón; entre US$ 500.000 a US$ 700.000 las personas que estuvieron internadas o con mayores complicaciones, y US$ 200.000 los afectados que transcurrieron la enfermedad con síntomas más leves.