Por – 

7 de cada 10 estudiantes tienen dificultades para comprender un texto

Según un estudio del CIPPEC (Centro de Implementación de Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento), siete de cada diez (7/10) estudiantes de secundaria tienen dificultades para comprender un texto. Esto indica que los sujetos de estudio no han sido capaces de «identificar la idea central de un texto de longitud moderada», encontrar información siguiendo criterios explícitos, y «reflexionar sobre el propósito y la forma de los textos cuando se les indica».

El informe retoma una simulación que hizo el Banco Mundial a partir de los resultados en las pruebas PISA. A lo largo de la pandemia, el porcentaje de estudiantes que reflejaba bajos rendimientos en lectura subió más de un 20%. Según el informe, antes de marzo 2020, los números llegaban a un 52%. Actualmente llega al 73%.

En este estudio, Argentina está en el peor de los tres escenarios: el «pesimista», por la suspensión de clases presenciales durante 13 meses. Los otros dos escenarios, el bajo y el intermedio, implican suspensiones de la presencialidad por 7 y 10 meses, respectivamente. En esta calificación, se tienen en consideración las estrategias dispuestas para continuar con la educación a distancia.

«En 2021 hubo semanas en las que 9 de cada 10 estudiantes no asistieron a la escuela de manera presencial. En 2020, 4 de cada 10 estudiantes del nivel secundario tuvieron una vinculación débil con la escuela, caracterizada por, como máximo, dos actividades por semana sin devolución del docente, o una sola actividad semanal con supervisión docente», advierte el documento.

“El regreso a la presencialidad educativa plena en la pospandemia será en condiciones educativas, económicas y sociales deterioradas por la crisis del COVID-19″, explicó Alejandra Cardini, directora del programa de Educación de CIPPEC. “Las desigualdades estructurales a nivel socioeconómico y territorial, y su profundización a partir de la pandemia, hacen que ser estudiante hoy en la Argentina refleje experiencias muy distintas. Esto interroga la capacidad de nuestro sistema educativo, de las políticas públicas y de los sectores dirigentes para ofrecer más y mejores oportunidades de desarrollo individual y colectivo”, agregó.

El informe señala que una de las razones del aumento del abandono es el incremento en la cantidad de adolescentes que deben trabajar, ya sea en el hogar o fuera, para subsanar la pérdida de ingresos de su familia. A eso se le suma también el impacto en la salud psicológica de los jóvenes.